Documentan Astronomía de Etnia Hñahñu (Otomi) en Mexico.   Leave a comment

Recientes estudios en el área de Arqueostronomia realizados en la Zona Arqueológica conocida como “Cañada de la Virgen” cerca de San Miguel de Allende, Guanajuato, son presentados en el Libro de reciente publicación El cerro y el cielo, Texto que analiza como esta cultura de la Antigua Mesoamerica construyo este complejo arquitectónico que fuera ocupado entre los años 540 y 1050 D.C, y diseñado a partir de observaciones de la bóveda celeste.

En este texto se da a conocer que para  los pueblos otomíes (hñahñu, en su propia lengua), las salidas y puestas del Sol se relacionaban con la agricultura, mientras que el ciclo lunar era asociado con la recolección y la caza, Tras dedicar tiempo a la observación de los cielos nocturnos y desarrollar una investigación de mas de 7 años “in Situ”, la arqueóloga y autora, Rossana Quiroz Ennis detalla en esta publicación los resultados de sus estudios y que pudieron ser los que tuvieron los constructores de este lugar. La obra esta editada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) apoyado por el Gobierno del Estado de Guanajuato, la investigadora refiere que el registro de los movimientos estelares era fundamental para las tareas cotidianas de este pueblo

Marzo, fue un mes importante para este centro ceremonial en el Centro de México, ya el 4, puntualmente, El Sol y algunos días después, La Luna, pasan por el pórtico de la estructura que recibe el nombre de “La casa de los 13 cielos”, Edificio Principal del complejo ceremonial, ya que;  “Ambos astros descienden al cerro sagrado, tal y como lo refiere la metáfora de las semillas que entran a la tierra”, comentó Quiroz Ennis. Quien precisó que en la mayor parte de los sitios arqueológicos explorados en México, como Tula y Teotihuacan, las edificaciones principales están orientadas hacia el oriente, por ello el Sol emerge por detrás de las pirámides. para el caso de la Z. A. de Cañada de la Virgen pasa lo contrario, los edificios se ubican al poniente, un patrón poco común en Mesoamérica, lo que propicia que el Sol aparezca por enfrente; este evento se observa con mayor claridad en la Casa de los Trece Cielos, donde el astro pasa por su pórtico y hace parecer que se interna en ella”.Este fenómeno, también sucede con la Luna y tiene que ver simbólicamente con el paisaje del inframundo, con la noche, por ello este sitio está más relacionado con el aspecto lunar.

“La importancia atribuida a la Luna es un rasgo que distingue a este sitio de otros que ya han sido estudiados desde el enfoque arqueoastronómico, la contemplación de este satélite estaba relacionado con las fechas de la recolecta, incluso con dicho conocimiento pudieron predecir los eclipses ya que la mayoría de los sitios se rigen por calendarios solares porque es más fácil su interpretación, el astro tiene dos solsticios y un equinoccio, la cuenta es 20 días para el caso del calendario mesoamericano, y de 13 para el tonalamatl o libro de los días”. Tras referir que la Luna todo el tiempo está cambiando y su lapso de luna nueva a llena dura 29.53 días, la arqueóloga detalló que en Cañada de la Virgen el ciclo lunar marcaba los momentos propicios para la caza, la hora de florecimiento de las cactáceas, el instante en que iban a parir las mujeres, el momento de la caída de la lluvia, los tiempos favorables para sembrar, entre muchas otras cuestiones de la vida cotidiana.

 

 

 

Rossana Quiroz subrayó que el conocimiento que los hñahñu (otomí) tenían de la Luna, les permitió determinar las fechas de los eclipses, que eran momentos relevantes en la cosmovisión mesoamericana, “porque eran instantes en donde el equilibrio se perdía, en culturas como la otomí un eclipse significaba que el Sol se comió o mató a la Luna o viceversa.

“Los eclipses eran momentos de cuidado, sin embargo, curiosamente en algunos códices, como el Huichapan, eran periodos propicios para que se nombrara un nuevo jerarca dentro de la comunidad”, concluyó.

Además de la reciente publicación del libro El Cerro y el cielo, la arqueóloga Rossana Quiroz Ennis presenta una exposición itinerante alusiva, compuesta por 45 fotografías en cajas de luz, la cual se ha exhibido desde el año pasado en recintos culturales de Michoacán y Guanajuato, actualmente se muestra en el Museo Regional Tuxteco, en Veracruz.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: